Archive for May, 2004

Bloggeando espero, los planos que yo quiero…..

Mientras espero a que Rubén me mande los datos de la empresa y los planos, voy a escribir un poco sobre la cena del viernes.

Cómo no, los óscares llegaron tarde. A de Óscar R. se le perdona porque venía de trabajar, pero tú, Óscar M., joooder. Lo peor es que siempre me avisa cuando voy de camino y me tengo que estar esperando donde hayamos quedado. Total, que de ir primero a tomar una birritas para calentar el ambiente, nada, directos a restaurantes comentando las pintas. Como llegamos a la hora, no había mucha gente, para seguir con la tónica habitual…Al poco llegaron Gabi, Iván y Eva y éstos sí que se habían ido antes a tomar unas copitas de cava, que pegaba más con el traje que la cerveza. Más tarde llegó Raúl con toda la tropa e Íñigo, que decía que venía acojonao, que se había ido jugando la vida para llegar. Yo creía que lo decía porque había venido en el coche a toda leche pero no, era porque vino en el tranvía, jejeje.

El menú estuvo bien, no acababas harto, pero tampoco te morías de hambre. Hubo algunos problemas con el reparto de las raciones de calamares…ejem. Pero estaban generosos con el vino y, como entraba bien (a pesar de estar calentorro) no tardamos mucho en empezar con los brindis, unos por la República, otros por la monarquía o, cómo no, por las chicas de las mesas de al lado. Aquí se comprobó lo que dicen de los ingenieros…

Al salir estuvimos un rato decidiendo si íbamos para la discoteca o hacíamos tiempo en un bar. No hizo falta ir al bar porque Íñigo se sacó una botella de vino enterita escondida en la americana, alguien hizo lo mismo con una de cava y Óscar R. se llevó……¡tachán!. Un botellín de agua medio vacío, jajajajaja. El ladrón de guante blanco.

Ya en la discoteca lo primero era aprovechar que era temprano para ir usando las consumiciones -imprescindibles para sobrevivir a la música– y luego a bailar. Cómo se nota cuando sales con parejas. Éstas estaban en la zona de la entrada, que estaba más vacía, bailando haciendo el tonto, riendo y achuchándose, mientras que los solteros deambulaban por la sala buscando miradas o roces que indicaran que se podía pasar al ataque. Y si no existía esa complicidad, qué mas da, la carne es débil. Yo, mientras tanto, me repartía entre los dos grupos. Cuando los solteros lanzaban la caña me iba con las parejas y cuándo empezaban los abrazos me volvía a cambiar. Así hasta que me acabé las tres consumiciones (que no me hicieron efecto alguno) y pusieron Bulería. Ésa era la pega de ir a Tunnel Casanova: que era Tunnel Casanova. A veces hay que pasar por el aro en beneficio de la mayoría…Pero en cuanto pasen los exámenes me han prometido que iremos a Razz y al Mond, me lo apunto…A las cuatro Óscar R. se iba porque tenía clase de inglés por la mañana, así que decidí acompañarle hasta Plaça Catalunya a coger el bus a Cerdanyola. A lo mejor las copas sí me hicieron efecto, porque no recuerdo de qué hablamos por el camino :P. Cuando subió al bus me cogí un taxi y pa casa, contesté un mail de Laura, escribí un comentario en el blog de babel2004 y a dormir.

El sábado por la tarde (la mañana me la salté, jeje) a tragar con la dichosa boda. Al final les llovió, jajajajaja, qué mala zuerrrrrrrte. En las noticias del mediodía de hoy todavía daban detalles que en 24 horas se habían olvidado mencionar, innnggreíble 8-|

De pata negra, de pata negra!!!

Bueeeeenooo, menuda faena se aproxima. Tengo que preparar un montón de trabajos y sus respectivas presentaciones para las semanas previas a los exámenes, qué bien hacen el calendario de clases… Lo peor es que hoy hemos estado viendo las presentaciones de proyectos de instalaciones de electricidad, gas, contra incendios…que tenemos que proyectar para una nave industrial y nos hemos quedado pálidos, no porque lo hayan hecho impresionantemente bien, sino porque nosotros la tenemos que preparar para el jueves que viene y casi no tenemos nada. Me temo que va a ser acabar la presentación y meterme en la cama directo, porque necesitaremos 30 horas diarias para hacerlo bien.

Con tanto trabajo delante del ordenador y teniendo que leer los tochos de normativa los ojos se me irritan una barbaridad. Ahora vengo de oculista y parecía me ha dicho que si se me ve una vena ocular un poco hinchada, es normal, que se nota mucho más porque tengo los ojos grandes y el blanco el muy blanco -mira, me ha subido la autoestima, jeje- .Que me ponga un colirio si me molesta y listo.

Hoy, con un día de retraso, he corrido al quiosco a comprar el especial de El jueves del bodorrio. ¡Qué cachondeo!. Viene con una camiseta que tiene escrito: “Yo tampoco fui invitado a la boda real. Aunque la pagué de mi bolsillo“. Dani ha quedado con los amigos para llevarla puesta el sábado. Yo me libraré del bombardeo del sábado porque estaré recuperándome de la cena de clase que tenemos mañana. Bueno, mejor dicho, de la barra libre de la cena. A ver si por la tarde me puedo escapar a la primera sesión con Eli (se aceptan recomendaciones de pelis).

Todavía me estoy recuperando de haber escuchado De pata negra, de Melody en un zapping radiofónico huyendo de programas deportivos. Ahora toca sesión de rehabilitación. Me he puesto la banda sonora de Tears of the Sun de Hans Zimmer, que la usan en la promoción de alguna cadena de televisión y se me ha encendido la bombilla. Espero que sea suficiente….¡glups!

Hala, a preparar la exposición del trabajo sobre la motivación de los trabajadores. Apasionante…

Menos mal que me he repuesto del malestar de ayer. Me levanté tarde, fuimos con Valen al centro porque quería comprarle el disco de Miqui Puig a unos amigos y acabamos mirando gafas de sol. Valen se quedó con unas Gucci (la marca casi no se ve) bien grandes y con un lujazo de cristales. A mi también me hacen falta pero, entre que no me decido y con la nariz mirando a Cuenca como la tengo -por lo menos hasta noviembre- me aguanté las ganas. A comer y luego empezaron los mareos y las tiriteras. Un Eferalgan y a dormir hasta las diez de la noche.

Esta mañana teníamos partido, hemos remontado por segunda vez consecutiva, aunque esta vez hemos rematado la faena hasta ganar, mas por coraje que por juego, creo, y gracias a los porteros. Por la tarde de paseo con Laura y Moi por el gótico a tomar unas birritas -en un pub escocés no he podido resistirme a una de mis cervezas favoritas: Tennent’s of Scotland, mmmmm- y a ver las fotos del viaje a Túnez, qué cachondeo. Lástima que Eli no hay podido venir, estaba con el reportaje de seguimiento para el posgrado. Menos mal que encontró a alguien a quien no lo importara tener una cámara todo el día, porque el mail que envió a todos sus contactos pidiendo ayuda me dejó con mal cuerpo.

Antes de venirme a escribir la entrada he estado viendo un reportaje de dos estrangeros, uno de Suiza y otro de USA, que han venido a Barcelona a buscarse la vida tal y cómo ellos la conciben. El primero tiene cuarenta años, ganó una pasta como ingeniero y lleva cinco años sin trabajar, haciendo vida de estudiante, compartiendo piso con cuatro jóvenes y dedicándose a componer canciones. El segundo sobrevive cómo puede, durmió en parques, en cuartos de calderas y ahora ha conseguido una habitación en un piso de estudiantes y gana dinero dando clases de inglés en el Bocatta de Plaça Sant Jaume.

Nubosidad variable

¡Ya está bien!, cuando Oscar dijo que estaba harto de que no hiciera sol más de dos días seguidos creía que estaba de cachondeo y que exageraba. Pues ahora ya no me río tanto…

Acabo de ver Corre Lola, corre y estoy a punto de ver La princesa y el guerrero (maratón Franka Potente, jeje). Me voy a apuntar al videoclub Void porque tengo ganas de ver cine, muuuchas ganas y he visto su catálogo on-line y me ha picado la curiosidad. Ah, una recomendación: La reina del bar canalla. Es un cortometraje patrocinado por Soberano, dirigido por Daniel Azancot y protagonizado por Najwa Nimri, que me ha encantado. No explicaré nada del argumento porque es un corto y a poco que diga ya te lo he contado todo. Acércate a la web de Soberano y échale un vistazo. Además, mientras navegas podrás disfrutar de Nobody ask de Najwa.

Joooder, Millás está rajando ahora mismo de los textos que han recibido en su sección de La ventana y que tienen que hablar de las prostitutas. ¡Qué cruel!.

Toma salto, meto un off-topic. No me quito de la cabeza lo que dijo el otro día en un debate sobre la legalización de la marihuana la presidenta de loa federación de asociaciones para la legalización de la marihuana (joé, que largo). Pues bien, dijo que ella no había parado de fumar durante los embarazos de sus dos hijas y que, apesar de ello, le habían salido muy sanas, nunca había tenido que llevarlas de urgencias ni les había dado antibióticos. La mayor se había casado y la pequeña era sanísima, eso sí, era una adicta brutal a la marihuana. ¡¡Cá-ga-te!!. Vale que no se ha demostrado una relación directa de los ejectos de la marihuana en el feto, pero un médico especialista en drogas recomendó que no se tuvieran en cuenta los comentarios de esa mujer, que, por favor, las embarazadas se cuidaran durante el embarazo. Que seguro que no fumaba sólo marihuana y de la nicotina sí se han demostrado dichos efectos.

All my world in one grain of sand….and you blow it

Hoy toca un poco de backposting, porque he dormido hasta las 14h, jeje

Ayer por la mañana, tempranito para evitar bullicio, a comprar el traje. Tarea completada, es azul, casi negro, con unas rayas azules claras gruesas, pero como difuminadas. Muy chulo. La camisa y la corbata no las tengo muy claras, no sé si prefiero que sean azules y blancas o rojas. Bueno, sí que lo sé: rojas.

Cuando volvía de la tienda me llamó Oscar diciéndome que había comprado el abono de tres días para el Fórum de las culturas, que aprovechase poruqe era el último día de descuentos y sólo costaba 35 lerus. Fue llegar a casa y conestarme para comprarlas por el intenné. Ah, por ser menor de 25 años, me salieron por 26,80€, uueee. Ya he revisado la lista de conciertos y me he apuntado los de Antónia Font, Chambao y Pastora juntos (voy más por los primeros, que me encantaron la última vez que los vi y por escuchar Runner, de Pastora) y el de Love of lesbian. Luego Llopis me dijo que él y Gabi también tenían entradas, guay.

Y por la noche…..de concertuquis. Llegamos un poco tarde porque no me aclaré con la hora y Llopis venía de la universidad, aunque creo que pillamos la primera canción de Ms John Soda, porque lo lógico es empezar con las conocidas y esas las escuchamos todas. Tocaron mucho mejor de lo que me esperaba, en el disco suenan a electropop, pero en directo son roqueros hasta la médula. Iban guitarra, bajos, batería y teclado y sólo en una canción dejaron la guitarra para usar dos teclados. El bajo, Micha Archer, no paraba de moverse, el tío. Iba todo el rato p’alante y p’atrás como uno de esos juguetes que los empujas y empiezan a oscilar, tanto que creiámos que le iba a dar un cabezazo a los bafles que tenía al lado. Lástima de algunos problemas de distorsión cuando le daban caña a la guitarra, que hacía que los demás instrumentos sonaran como difusos. Pero, en general, nos gustó mucho.

Luego encendieron las luces para montar el escenario de Goldfrapp. Mientras charlaba con Llopis vi que un tío me miraba con una caara rara, se reía y me levantaba el pulgar. Vi que me señalaba la camiseta, una marrón en la que pone: “I gave up drinking, smoking and sex”. Le dije que se acercara un poco más y leyera lo que pone debajo: “the worst 15 minutes of my life”. 😛

Después de la vista de rigor al señor Roca para vaciar la cerveza del primer concieto, nos sentamos en una tarima a tomarnos otra, claro. Fue acabárnoslas y vovler a la pista y apagarse las luces porque llegaba ella: Allison Goldfrapp. Vestía una camiseta escotada de lentejuelas doradas, unas braguitas negras de encaje con una cola de caballo enganchada detrás y unas botas de piel negras de caña por encima de las rodillas. La acompañaban bajo, batería y dos teclados, aunque a veces cambiaban, legando a estar acompañada sólo de dos violines (toma ya, Dani, jeje). Emepezó con Utopia y Train. Sonaban de maravilla y la iluminación estab muy currada. En Forever y Black cherry encendieron unos focos hacia las bolas de espejo y el ambiente de la sala cambió radicalmente, parecía más una sala de conciertos de los años 30, con las parejitas agarradas meciéndose (bbbrrrrr). Después vuelta al bailoteo con Strict machine, que es la que repitió en el bis, lo que nos hico recordar un comentario de Suarma en el concierto de Elefantes. Le pidieron que tocaran una canción que ya había sonado y le dijo que hay grupos que sólo tienen un disco y en los conciertos ¿qué hacen?, pues lo tocan entero. Claro, si hacen un bis, los pobres, tienen que repetir una, pero que ellos tenían más de un disco con canciones que les gustaban y que le apetecería tocar. Estuvo muy cachondo.

Salimos del concierto como locos por comer algo. Nos acercamos al Jolie Cosmonaute porque había leído que estaba bien (se aceptan comentarios), pero pillamos la hora puente de cena a bar y estaba vacío. Cap problema, nos fuimos a Glorias a tomarnos unas bravas y unas cervezas. Bueno, Llopis se pidió una hamburguesa y le puso salsa tan picante, creyendo que era ketchup, que todavía nota la acidez.

Prefiero no saberlo

Por fin acabaron los parciales (ahora sólo quedan trabajos y más trabajos). ¿Los resultados?, aún no han salido, pero ya te puedo adelantar lo evidente: las que me gustan me han ido bien y las que no justitas. Para celebrarlo logré convencer a Oscar para ir el martes, que por fin hacía un sol radiante, a meternos unas birritas y unas buenas bravas en un bar que ya tenemos fichao y que queda en una esquina de Rambla Cataluña. Lo digo porque después siempre bajamos dando un paseo, charlando, por una de mis calles preferidas, sobretodo bajo la sombra de los árboles.

Hoy hemos ido a un concierto de una amiga suya, Sonia, que toca el acordeón y he alucinado. Las piezas que tocaban era muy experimentales y sonaban a góticas o románticas (el romanticismo tenebroso, no el amoroso, claro) y conseguían sacar del instrumento sonidos que hsta entonces no le asociaba. Claro que mi experiencia con el acordeón se reducía a los vagones de metro :P. No sabía que puede sonar atronador -joé, nos pegaban unos sustos…- pero si se mima lo sificiente puede sonar como una flauta. Y cuando digo “mima”, lo digo de verdad, porque lo cogían por una esquina del teclado (sin pulsar ninguna tecla) y lo acariciaba tan finamente que no parecía que se moviera el fuelle. A parte de disfrutar con la música, como eran piezas muy técnicas, he disfrutado de un acto de mi gusto recién aflorado por contemplar las manos ociosas. Hay que ver cómo tocaba, ¡se me cansaban las manos sólo de verla!. Luego ha tocado una banda de jazz: guitarra, bajo, batería y….acordeón en lugar de teclado y la verdad es que da mucho juego, no da la nota, jeje. Ya me he apuntado para la semana que viene volver, pero esta vez me llevaré la cámara para ver si me dejan “estorbarles” un poco a cambio de mandarles una copia, que seguro que cuela. Lo mejor de todo es que hasta a Oscar le ha gustado, aaayyyy, que se nos está civilizado….;-)

Hala, me voy a dormir, que mañana tengo que ir a comprarme el traje para la cena de final de carrera. Si hacía tiempo que no me ponía zapatos, imagínate un traje. Por cierto, me he probado la chaqueta de uno que tenía y….me queda un poco estrecha (mejor que no me la aborche), pero es de cuatro botones y ahora se ven pocas; le pongo un par de chapas que tengo vistas en una tienda de la calles Tallers (otra de mis preferidas) y ¡listo!.

Lo dicho, buenas noches

PS: Mañana al concierto de Ms John Soda y Golfrapp

Y vamos para bingo…

Ya van cuatro:
1. Final de termodinámica
2. Parcial de diseño de máquinas
3. Final de diseño de máquinas
4. Parcial de equipos terapéuticos

Ya no sé si lo hace a propósito.