Archive for March, 2005

No need to argue

Esta mañana me he despertado con una canción en mi cabeza.

El segundo disco de The Cranberries, No Need To Argue, fue el primer cd que me compré y siempre lo he tenido a mano, aunque últimamente, por problemas de megas me había decantado más por Texas. El cd es una muestra del proceso de madurez de la banda y, sobretodo, de Dolores O’Riordan; el paso de la inocencia de su Limmerik natal al mercado mundial, el causante de los problemas de la banda y del sonido oscuro de su tercer disco: To The Faithful Departet.

Bueno, el caso es que la canción que cierra el disco y le da nombre es un tanto peculiar. En No Need To Argue se mueven a través de melodías y letras melancólicas. El tema fundamental del disco es el desamor, hasta que llegas a lo que parece el final y justo cuando te levantas a mirar la pantalla del reproductor empiezas a escuchar un órgano de iglesia y te enfrentas a una canción atípica, cantada prácticamente a capela, con una voz desnuda, pero no indefensa; que relata una historia de amor de la que disfrutas a pesar de saber exactamente cómo acabará. Muy a lo Eternal Sunshine Of The Spotless Mind. Ya está otra vez con la peli esa, pensaréis…..jeje

No soy muy dado a colgar letras de canciones, pero las hay que se lo merecen.

The Cranberries – No Need To Argue

¡KITT, te necesito!

Hoy, por fin, estaría en condiciones de repetir esta foto, pero pudiendo conducirlo, porque me he sacado el canné de condusí.

Para que no se diga

Borjamari es uno de los críticos más reconocidos de la blogsfera. En su diario repasa las variadas especies que la habitan y las retrata con una pluma diestra.

También publica una lista con los blogs que suben y los que bajan, en la que actualmente aparece el mío (entre los que bajan, claro):

Otra tan revolucionaria como novedosa aportación de los weblogs a la cultura moderna (tomen nota los teóricos enciclopédicos): desde la aparición de las bitácoras, el término “marujear” está ampliando a pasos agigantados su componente generacional. Basta leer esta blog “escrito” en plan marujo de diseño y excelente ejemplo de la nada, para darse cuenta de lo fácil que es “escribir”, (por supuesto con ese toque moderno-fashion que tanto se lleva en los blogs esta temporada) una bitácora típica con los particulares cotilleos de un patio de vecindad.

De Lomos va la cosa

Como esta semana no me ha pasado nada digno de contar, a parte de que ya tengo las entradas para Rufus Wainwright, os cuelgo algunas fotos del tercer carrete de la Lomo. Y preparáos, porque tengo en el punto de mira una Actionsampler Flash. También he aprovechado para crearme un perfil en Lomospain para ir colgando fotos.

PS: ¿Alguien sabe qué ha sido del journal de unknowgirl?.

And I need your loving…

Una vez más: adoro las casualidades.

Ha sido uno de esos días curiosos, en los que te despiertas melancólico, mucho antes de saber que estaba lloviendo -algo que también me gusta-. Como el día se lo merecía, selecciono el disco acústico de Anouk para ir de camino al trabajo, hasta que aparece una crítica de Rufus Wainwright en la prensa poniéndolo por las nubes. Toca cambio de disco y me recuerdo a mi mismo que tengo que comprar las entradas. Antes de fichar, cojo por el paseo marítimo y disfruto de la soledad de la calle, de la de la playa y de la mía.

Par rematar, nada más llegar a casa me llama Valen para que le compre las entradas del concierto de Rufus, porque las de los Keane en que hace de telonero se han agotado y no quiere quedarse sin entradas para su espectáculo en solitario y sin tener que aguantar al cantante de Keane.

Hala, me voy a cenar y a ver la peli que he alquilado: “Eternal sunshine of the spotles mind”. Sí, ya sé que estoy muy pesado, pero es que no me canso de verla…

¡Mecagüen el fútbol!

Menos mal que han eliminado a todos los equipos de la Champions, porque ya estaba harto de quedarme sin ver Urgencias una semana sí y una no por culpa del deporte del balón. Hoy ha sido la culminación, porque me he quedado trabajando hasta la 1:30h, hora en que supuestamente empezaba, para comprobar que la prórroga del partido de Madrí ha hecho que TVE sustituya mi querida serie por un resumen de la jornada de Champions.
Llevo un buen rato pegado a la pantalla intentando ponerme al día de vuestros churnals, porque llevo unas semanitas out.

Los días entre semana los paso, por la mañana, aprendiendo todo lo que me hace falta para el proyecto y empezando a redactar algo, que sino mi tutora me mete en el reactor nuclear que tienen al lado para que me ponga las pilas; y por la tarde en el trabajo claro. Sólo me queda el fin de semana para intentar leer mis feeds del RssBandit, escuchar música durante más de media hora seguida (es lo que dura el trayecto al trabajo) y salir a pasear por la playa. Lo malo es que el fin de semana es también el único momento en que puedo quedar con los amigos, visto que sólo coincido con David en la escuela.

El problema de la falta de tiempo se agrava cuando salimos a tomar algo el jueves y acabo en casa a las seis. Al día siguiente me llaman a la una y media para que me apunte y voy yo y me quito el pijama y me planto allí. El sábado no hubo quien me sacara de casa, porque tuve que quedarme hasta tarde arreglando el ordenador y poniéndolo a punto. Menos mal que el domingo cumplía veinticinco tacos -¡¿ya, tantos?!- y vinieron unos amigos a casa a comer y a rajar, claro, que para eso se queda. También me dejaron unos regalitos en forma de ropita, juguetes electrónicos, un libro de lomografías y una bolsa de pinzas para hacer murales y formas con las fotos y…atención: ¡¡¡los DVD’s de la primera temporada de El Coche Fantástico!!!. Sí, amiguitos, si hubiera una carta conmigo como un personaje de un juegos de rol, tendrían que hacerla apaisada para que cupieran todas las estrellitas del nivel de freak.

El plan para esa tarde era salir a echar unas birritas y bravas y comentar la semana con Oscar en bar de El Raval, pero hubo que replantearlo cuando vino Pau un poco más tarde, nos quedamos en el mismo bar a cenar y quedamos con David en La Oveja a las doce y hablamos en más idiomas que los traductores del parlamento europeo. Hala, otro día en la calle hasta las tantas…

Y en el trabajo, satisfecho porque después de pasarme horas y horas delante del ordenador, saltando de fabricante en fabricante, buscando catálogos y listas de precios; por fin he encontrado algo que se ajusta a lo que necesitamos y al precio que estamos dispuestos a pagar por ello. El caso es que hemos pasado de una solución de automatización de catorce mil euros, sólo el software, a no llegar a los mil quinientos, incluyendo las sondas de temperatura y radiación, las válvulas, el autómata y el software. Tanto ha sido el cambio de presupuesto que hemos bromeado diciendo que nos va a salir un equipo que podríamos vender en el top manta de los automatismos o distribuirlo a través de las hermanas Carmona del programa de Buenafuente –¡ruso pal chirli!-.

Finalmente, estoy alucinando porque amapola_blanca me ha agregado a sus friends desde Moscú. Hola / привет 😉