Hoy toca recapitular dos semanas en las que, más que variar las cosas, se han extremado. No va a ser un relato cronológico porque, sinceramente, lo tengo todo esparcido por el coco, así que considérate advertido.

Podemos empezar por los problemas del ordenador (¡¡oooh, sí!!, que diría Duffman). ¿qué me ha pasado esta vez?, pues muy fácil, que no podía poner el portátil en modo de suspensión y si lo intentaba, pantallazo y error grave. Así que busco información googleando: nada. Como el programa que causaba el problema es de HP, como el ordenador, meto Mis Documentos en un cd y llamo al servicio técnico. Solución que me dan: FORMATEO Y REINSTALAR WINDOWS XP, porque, en palabras de quien me atendió, “así te aseguras de eliminar por completo el problema”. ¡Mongolito de oro!

Después de pasarme todo un día instalando programas para ponerlo al día, llego a la parada del autobús para ir a trabajar y al encender el iPod me sale la pantalla de selección de idioma, mal rollo, se han borrado todos los datos (¡¡oooh, sí!!). Me paso todo el día sin escuchar música -para mí es una catástrofe- y cuando llego a casa y lo conecto a iTunes para sincronizar me dice que sólo tengo un mega de capacidad total. Pa’cagarse, a bajarse el software, resetear el iPod y dejarlo seis horas cargando canciones.

Después de estos dos días hasta tuve que decir que no a formar parte de un equipo para el concurso de velocidad bebiendo cervezas de la escuela, salir luego a hacer traineras de kalimotxo y a incumplir mi palabra dada a marineta e insomnio de ir a ver a Carl Barat pinchar en Razz. Palabra que di un viernes, tampoco me preguntes cúal, en que quedamos porque David necesitaba información sobre los estudios de diseño y diseño industrial. Después de la batería de preguntas, recogimos a Claudia y fuimos a ver la peli ignaugural del BAFF, Nobody Knows. Después de una peli japonesa apetecía una cena asiáica, pero los monederos no estaban para manjares. Pasamos al plan B: desayuno irlandes en un bar en el que lo sirven hasta las 23:30h. Llegamos cinco minutos tarde y ya no servían comidas, así que preguntamos si podíamos traer algo de fuera y la camarera fue tan amable de dejarnos. Aunque más que la cena, disfruté el rato que echamos allí y las dos pintas de Murphy’s que tomé (¡¡oooh, sí!!). Ah, también nos hicimos unas fotos con la Lomo.

Y, cambiando de tema, menos mal que ha llegado el buen tiempo porque estoy recuperando la sana costumbre de sentarme en una terracita, con una cerveza bien fría y unas tapitas y relajarme un ratillo. Además de gustarme el hecho en sí, me conviene descargar un poco de la tensión del trabajo/proyecto. Ya he recibido el autómata y tengo que empezar a programarlo y a diseñar el entorno del operador del módulo y lo tengo que hacer deprisa porque ya han ofrecido un primer prototipo del equipo comercial que hará lo mismo que el mío y porque las últimas dosimetrías del radioquímico le han salido un poco altas por tener que hacer con las manos las tareas que hará el módulo que estoy fabricando.

Algo que no quiero dejar de comentar es el impresionante concierto de Rufus Wainwright, que ha pasdo a convertirse en uno de los que mejor recuerdo tengo. Apolo y los que allí nos reunimos fuimos testigos del talento, carisma y sentido del humor de un artista genial, que se rodeó de una banda a su altura. Repasó casi todo el Want Two y recupero canciones de otros discos como California o 14th Street, dedicó Gay Messiah al nuevo papa, rebautizado por él como Benet The Fucker e intercambió guitarra y piano, con el que toco en solitario This love affair y consiguió ponerme la piel de gallina. Después de casi dos horas de un conciertazo nadie se esperaba el bis que nos tenía preparado. Y es que, mientras sonaban las primeras notas de Oh, what a world, Rufus se deshizo de chaqueta, camisa y pantalones para disfrazarse de hada con alitas, corona, cetro, tacones y hasta una banda que lo acreditaba como Miss Barcelona. Algo parecido hizo su banda: las chicas vestían lencería de encaje y los chicos….los chicos poca ropa, rollo pirata/hawaiano, pero tampoco me fije mucho en ellos, jeje.

Buff, qué densa pinta esta entrada. Tengo que actualizar más a menudo.

— Edit —

Casi me olvido: ya tengo los dvd’s de la primera temporada de El equipo A y las camisetas de Boomlapop a juego, fotos en breve.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: