Dead By Sunrise

La edición de hoy de El País lucía el cartel de “EN EXCLUSIVA” en el vídeo del single adelanto del nuevo disco de Dead By Sunrise, el proyecto paralelo de Chester Bennington, el que grita en Linkin Park, para que nos entendamos.

Linkin Park tienen su gracia como banda de numental mainstream, yo mismo tengo todos sus discos y los escucho de vez en cuando, pero Dead By Sunrise son de risa.

El bueno de Chester, cansado de que Linkin Park se abriera a otros estilos que no encajaban con su estilo, se montó una banda para poder rienda suelta a ñoñería adolescente digna de Nickelback, con una canción facilona para aquellos pubertosos que quieren dejar de lado a los Jonas Brothers y compañía y que, pobrecitos, no saben más.

Lo mejor es que el estribillo dice I don’t wanna be like them, I wanna crawl back in se parece mucho al de Numb: All I want to do is be more like me and be less like you. Con la “diferencia” de que Numb estaba incluída en el Meterora de Linkin Park, de 2003.

Si Dead By Sunrise era una banda para dar cabida a otros estilos, éstos son solo musicales, porque las letras no parecen muy distintas a las de los primeros Linkin Park.

Otro disco que se merece un sonado meh.</strong>

Advertisements

Hoy, al abrir el mail del trabajo, me encontrado con seis mails recibidos en un plazo de cinco minutos alrededor de las 4:15 de la madrugada con el mismo contenido:

To initiate the password reset process for your
vamador@gmail.com Google Account, click the link below:

[link]

If clicking the link above doesn’t work, please copy and paste the URL in a new browser window instead.

If you’ve received this mail in error, it’s likely that another user entered your email address by mistake while trying to reset a password. If you didn’t initiate the request, you don’t need to take any further action and can safely disregard this email.

Thank you for using Google.

For questions or concerns about your account, please visit the Google Accounts Help Center at [link]

This is a post-only mailing. Replies to this message are not monitored or answered.

Mi cuenta del trabajo es una de las que uso como backup de Gmail y por lo visto alguien ha intentado cambiar mi contraseña y Gmail me ha pedido confirmación enviando los citados mensajes. Cap problema, se cambia la contraseña por otra con más números y símbolos y nueva pregunta secreta. Por lo menos ha sido alguien poco listo, porque lo normal en estos casos es colarse en una de las cuentas de correo y cruzar los dedos para que sea una de las que otros sevicios de correo usen para resetear la contraseña. Pero no ha sido así, ya que todas mis demás cuentas están seguras.

¡A joderse, anónimo!

ipod parties

Ayer tuve una experiencia totalmente diferente en Razzmatazz.

Hace unos años, cuando empecé a ir asiduamente a discotecas, fantaseaba sobre cómo sería estar en una pista de baile en la que no escuchara la música. Sería un festival de people watching ideal para alguien que, como yo, disfruta observando a gente.

En el 2005, con el auge del ipod, leí artículos en los que se describían los nuevos tipos de fiesta que el imparable nuevo reproductor traía. La versión más popular era en las que cada participante disponía de un tiempo limitado para conectar su ipod al sistema de altavoces de la discoteca y así demostrar a todos los demás tu buen gusto musical. Pero había algo más sorprendente, una fiesta en la que cada asistente bailaba al son de su reproductor y no al son de un DJ. Vamos, una versión global de lo que hago cuando me pongo a cocinar.

Lamentablemente no he podido asistir a ninguna de fiestas como las anteriores, pero ayer viví algo muy similar porque, cansado de salir con los oídos zumbando o del dolor de oídos en The Loft, opté por llevarme un par de tapones como los que uso en la moto a ver qué tal.

Me los puse en The Loft, pero como allí el volumen es atronador y el DJ no nos gustó y nos fuimos pronto no se notó mucho. En la Rex no los usé, pero cuando quedaba poco para que cerraran nos fuimos a la 1 y me los puse porque encontramos un hueco para bailar justo a lado de los altavoces. Entre que el efecto de las cervezas, la barra libre de sidra del Sagardi, los mojitos del Miramelindo y los cubatas del Razz se habían evaporado y el llevar los tapones me dieron una perspectiva totalmente diferente de estar en una discoteca.

A parte de que escuchaba mucho mejor la música y reconocía los temas que entraban antes que Juando era casi como una de esas ipod parties silenciosas y me lo pasé bomba mirando alrededor. Por delante de mi pasaron todo los estereotipos de la sala 1: los retros balilando con la chaqueta de cuero abrochada, los grupos de tíos que y se paseaban por la sala con el cubata en la mano, el pelo engominado y la camisa con el cuello subido, a la búsqueda de “presas”, las parejas esporádicas, las que ya lo eran antes de entrar o los que, como nosotros, sólo estábamos pendientes de la siguiente canción y de pasar un buen rato bailando.

La moraleja es, si aprecias tus oídos o quieres darles un descanso sin tener que ir a la terraza, los lavabos o a la calle, ves a la farmacia o a una tienda de motos y cómprate una cajita de estos. Y la próxima vez que vayas a pedir una copa, desvía tu mirada de las áreas mas llamativas del camarero/a y mira lo que lleva en los oídos.

Hearos

Y si eres un profesional de los conciertos, hay unos específicos que no distorsionan el sonido.

Hearos 2

Vaya potra que tengo

He tenido lo que mi padre llamaría “la suerte de los tontos”.

Resulta que el domingo muy temprano por la mañana hubo una tormenta y se fue la luz mientras dormía. Cuando me levanté, lo primero que comprobé fue que la moto estuviera bien y después me fui directo al ordenador.

Mientras leía las noticias, decidí abrir iTunes para escuchar algo de música y actualizar los podcast, pero no conseguía conectarme al disco duro externo que tengo conectado al router y donde guardo toda la biblioteca de iTunes, unos 100GB de música y pelis, además de copias de seguridad de fotos y documentos. Cuando empiecé a preocuparme fue cuando vi que el disco arrancaba y al minuto se ponía en stand-by.

Me pasé la mañana pegado al teclado, preparando el disco para enviarlo a Iomega para repararlo, registrándome en Amazon S3 para empezar a subir archivos y la música de la que tenía copia de seguridad y guardarlo todo en la nube y bajándome un programa para transferir la música del iPod al Mac.

La sorpresa ha sido mayúscula cuando me he dado cuenta de que uno de las carpetas que estaba seleccionando para enviar a S3 correspondía a un álbum que me había bajado hace poco. Me he puesto a mirar y parece que he tenido suerte y iTunes pasó de mi como de la mierda cuando seleccioné el disco duro externo para que guardara la biblioteca y lo siguió guardando en el portátil.

¡Vaya potra!

Y para celebrarlo, ahí va un enlace para comprar cosas inútiles cachondas, la tienda de Archie McPhee.

PS: me quedan 18 días para coger el avión para Barcelona, oooohh yeah!!!

El Juandinho

La semana pasada tuve una buena oportunidad para probar la segunda LC-A que compré. El caso es que, cuando ya había comprado la primera tras el robo, me encapriché con otra que tenía mejor pinta. Al final la que parecía arañada está impoluta y el disparador tiene mejor tacto.

Bueno, volviendo al asunto que aquí nos ocupa, mi amigo Juando tuvo el detalle de pasarse por Memphis de vuelta de un congreso en Atlanta. Me lo llevé a tomar birras, comer y en moto, y mientras tanto tiré unas cuantas lomos.

011

017

018

021

024

025

Let’s Go For A Ride

Acabo de editar el segundo vídeo con la moto. Le estoy empezando a coger el gustillo…

A-MO-TO

Con tanto Facebook y Twitter se me había olvidado colgar aquí mi primer vídeo con la moto.