Archive for November, 2004

Hansel y Derek

Pau y yo nos estamos convirtiendo en la versión fiestera de Hansel y Gretel, sólo que en lugar de migas de pan vamos dejando palomitas.

Si alguien necesita contactar conmigo los sábados y quiere ahorrarse la llamada o el mensaje, no me hagáis una perdida, venirme a buscar a los bares de la ruta de casi cada fin de semana. A falta de bautizarla la conocemos por el contenido y no por el continente: free shot-cóctel de cava-mojito-baile.

Y es que la noche de ayer fue espectacular a pesar de tener más bajas que el barça, porque el equipo titular supo mantener los ánimos muy altos, empujados por los poderes de la archiconocida chapa de Zoolander, que desprende feromonas o algo…

Fue la culminación perfecta para un día muy emotivo, porque celebramos el cumple de mi padre.

Ya estoy preparando la foto-entrada con vuestras peticiones, aún así, “Recordamos a nuestros visitantes que todavía están a tiempo de realizar sus peticiones en la correspondiente entrada“.

Sharleen

Una de las mejores experiencias que todo fetichista musical, bueno, un fetichista en general, como yo puede tener es la de redescubrir un grupo.

Es lo que me ha pasado al decidirme por fin a grabar en el disco duro post-formateado los cuatro cd’s con versiones en mp3 y todos los discos de TEXAS que tengo. Aunque nunca los haya olvidado, pues sus canciones siempre las he llevado dentro, hace mucho que no los escuchaba. Fueron, son y serán mi grupo favorito por su música, sus letras y porque están ligados a la mejor época de mi vida.

Además de cómo componen y cómo suenan en directo, hay otra razón por la que no dejo de escucharlos: Sharleen Spiteri. Cómo no enamorarse de una mujer que escribe y canta de la manera que lo hace, con tanto carácter y, además, así de guapa [gggrrrreeeeeuuuu].

¡Dispara!

Éste tipo de entradas es la que no puede faltar en todo journal que se precie.

Robado de muuuucha gente, la última marineta.

Pídeme una foto de lo que quieras, mi habitación, mis pantuflas, la vaquita antiestrés, un bar que frecuante……Échale imaginación y curiosidad e intentaré satisfacerla. ¡Ah!, la fotos las pondré en un post, con un LJcut, no te preocupes. 😉

¡Hala, a darle al coco!

Estaba escondida

Revisando fotos he encontrado uno de los edificios que tengo pendientes para la web. La he retocado un poco y os la dejo.

Se aceptan sugerencias-críticas-recomendaciones…….y elogios, claro 😉

Coméntala

Sonrisa permanente

Lo tengo que explicar, que sino reviento.

Hoy tenía una reunión conjunta con la ponente del proyecto y los que serán mis jefes durante las prácticas en el centro de investigación. La profesora no ha desaprovechado la oportunidad de visitar un centro tan poco habitual y así veía lo que yo intentaba describirle. La propuesta inicial del módulo de síntesis se ha reconducido hacia algo más sencillo, mucho más a mi alcance; pero que les resuelve muchos más problemas, ya que lo que haré no lo comercializa nadie y mejora las posibilidades de exploración de pacientes.

Mientras me explicaban el aparato que necesitaban construir y su función no podía dejar de pensar en la flor en el culo que tenido encontrando gente así tan profesional y a la vez tan cercana.

Lo mejor ha sido cuando ha acabado la reunión y la ponente se ha ido, porque he pedido al ingeniero responsable de los equipos que me aclarara unas dudas sobre el tomógrafo PET para la asignatura de Diagnóstico por la Imagen. El tío me ha llevado a su despacho y me ha mostrado imágenes de casos reales -da un poco de repelús cuando piensas que tras los píxeles brillantes que delataban un tumor cerebral se encontraba una paciente de verdad-, y me ha dado un par de libros técnicos sobre los principios de funcionamiento del tomógrafo. Total, que he tenido a un coco de la bioingeniería dándome una clase particular por la patilla. Y ahí no acaba la cosa, sino que me ha dicho que puedo pasarme por allí cuando quiera e incluso tomar imágenes para ilustrar el trabajo de Diagnóstico por la Imagen, que tengo a mi disposición todos sus isótopos radioactivos y los equipos. ¡Ejto es ingreíble!

Queda un poco pedantillo pero, ¡joder, me encanta lo que estudio!

A ver cómo sale…

[hip]No sé por qué, pero cuando se me va un poco-mucho la mano con el alcohol me entra el hipo [hip]

Esta noche ha sido el concierto de Ash (qué tonrto me pongo cuando una mujer toca un instrumento). Un concierto súupercharged, [hip]de los que te cargan las pilas. Como no habíamos cenado nos hemos recluído en un bareeto a comer nos bocatas mientras plaeábamos loa noche.

Después del cóctel de cava de El salón (nos estamos convirtiendo en habituales), hemos pasado por el Mamainé, donde Pau se ha enamoraqdo de la camnarera y, finalente hemos acabador en el Magic [hip].

No me veo en condiciones de seguir escribiendo, así que lo mejor es que me vaya a dormis.

Hasta mañana [hip].

Como un hilo de seda

Hay veces que te alegras de tomar decisiones rápidas.

Una de esas veces fue ayer, cuando sólo una semana después de haber descubierto a Iron & Wine necesitaba saber cómo era su directo, sabedor de que era poco probable que volviera a tener esa oportunidad hasta dentro de mucho tiempo (esperemos que no se así).

Como el señor Pau estaba muy cansado (ni cansancio ni ná, qué manera de rajarse. No sabes lo que te perdiste. ¡A los leones con él!)fuimos David y yo.

Había escuchado mucho de Iron & Wine antes del concierto, pero de Neal Casal sólo pude leer un artículo de prensa, que decía que era un superviviente del rock con diez discos a sus espaldas, y dos canciones. A pesar de tan pocas referencias iba dispuesto a no perderme tampoco a un telonero tan solvente. Y vaya si fue solvente, se metió al público en el bolsillo con buenas canciones blues-rock-soul y muy bien interpretadas que superan ampliamente a las grabadas.

Cuando Iron & Wine apareció en el escenario, lo típico, todos aplaudimos y le jaleamos, pero en el momento en que tocó la primera nota se hizo el silencio entre el público. Parecía que estábamos en una capilla. A los pocos que se atrevían a hablar se les callaba rápido. Y es que la melodía o la cálida voz de Sam parecía que se iba a desvanecer en cualquier momento. A mi hasta me daba corte aplaudir después de cada canción, porque daba la sensación de romper un fino de seda que flotaba en el ambiente. Lo malo era que, mientras no se podía hablar, los flashes se disparaban con total impunidad. A ver, chatín/a, si no tienes óptica y película muy luminosas no te lleves la cámara al concierto y te bajas las fotos de la web en lugar de flashear a cantante.

Al acabar el concierto me pareció reconocer una cresta y unas patillas (nada más sabemos de su aspecto), me acerqué a un chico y le pregunté: “¿Eres Raül?”. Sí, compañeros livejournaleros, tenía ante mí a gorecky22, el azote de la FNAC ;), y no venía sólo, lo acompañaba liberty_bell. Echamos un ratillo hablando del toque snob de hacer callar a los que hablaban, de los próximos conciertos -¿cómo me fallas en del Ash?- y de lo gracioso que es conocer a la gente del diario. ¡Mierda, nos olvidamos de los chupitos! XDD.

Esta noche vuelve a haber quedada en el concierto de Ash, así que ya sabéis, tened los ojos bien abiertos…